III CONGRESO PROVINCIAL DEL PSPV/PSOE DE CASTELLON

Este fin de semana se ha celebrado el III Congreso Provincial del PSPV/PSOE de Castellón en la ciudad de Almenara. En dicho congreso se despedía Francesc Colomer como Secretario General. No quisiera continuar sin decir unas breves palabras sobre Francesc. Palabras que van más allá de la política. Al amigo Francesc lo conocí siendo un joven allá por 1983 y lo primero que tengo que señalar es que nunca ha dejado de ser una gran persona, de esas que son siempre leales, de las que con solo mirar a los ojos sabes que siente lo que dice y dice lo que siente. A nivel político, como dirigente de la provincia siempre fue tolerante y comprensivo, quizás sea por el hecho de que la “ilustración” y aquella primera modernidad de Bartolomé de las Casas corre todavía por sus venas. Por otra parte, durante estos años ha construido el sedimento de la organización que hoy recoge el primer Secretario elegido en primarias. Y como dijo en su discurso final Ernest Blanch, la figura de Francesc ya pertenece a nuestro Patrimonio. Por esto el discurso de Francesc fue como él. Defendiendo la pluralidad y no teniendo miedo reconocer sus posibles errores. La dignidad del socialismo recorre su ser. Por todo eso y otras cosas este pequeño homenaje.

Foto enviada per Kilian Cuerda

En las Primarias estuvimos al lado de Ernest no solo por “ser el futuro” sino porque representa el republicanismo y la izquierda, Representa también la certeza de que es fiel a sus ideas, porque también viene de un buen tronco y sus venas han sido regadas por savia socialista. Ya despues del triunfo en las Primarias estuvimos dispuestos a continuar hablando con Ernest, por sus propuestas y por la perspectiva que tiene hacia el mañana. Por esta mismas condiciones cuando nos llamó proponiéndonos una secretaría aceptamos. Una secretaria -como la de la Memoria Histórica- que supone aprender de aquellos que sufrieron y los que sufren todavía las consecuencias de una  “larga noche”, pero que también significa por luchar por la justicia y por devolver la dignidad a aquellos que sufrieron la ignominia

Captura

Izquierda Socialista de Castellón entra tanto en la Ejecutiva como en el Comité Provincial, donde entra el compañero Jose María Dominguez. El Congreso terminó eligiendo una Ejecutiva amplia de 60 secretarías. Recogiendo las distintas sensiblidades. Amplia, pero que no debe ser óbice para conseguir una buena finalidad. Una ejecutiva donde hay un elenco de militantes de gran prestigio y donde existen excelentes personas y socialistas.
Por todo lo dicho GRACIAS a tod@s y especialmente a Ernest Blanch.
Salud y República
Javier Méndez-Vigo
Coordinador Provincial de Izquierda Socialista-PSOE en Castellón.

Anuncis

Congresos Provinciales del PSPV: Nuevos retos y responsabilidades.

Durante el pasado fin de semana se han celebrado los congresos provinciales del PSPV en cada una de las tres provincias del Pais Valencià.
Ha sido un fin de semana intenso, de vivo debate entorno al papel y compromisos del PSPV para el desarrollo en nuestro territorio del proyecto de cambio progresista del Govern del Botànic y para consolidar y aumentar la fuerza y proyección del partido socialista en nuestra sociedad.
De estos congresos surge un partido unido, listo para ganar una mayoría social de progreso, con la determinación necesaria para seguir mejorando nuestra sociedad.
En cuanto al papel y responsabilidades que han recaído sobre nuestra corriente, Esquerra Socialista asume la secretaría de Laicidad y Nuevos Derechos  que ocupará nuestro portavoz Kilian Cuerda en la Ejecutiva Provincial de València, mientras que en Castelló, nuestro coordinador provincial, Javier Mendez-Vigo asumirá la secretaría de Memoria Histórica.
Asimismo, Esquerra Socialista también estará representada en el Comité Provincial de Valencia en la figura de Vicente Arocas, miembro histórico y uno de los fundadores de nuestra corriente, además de un baluarte tanto en el movimiento vecinal, como en el de personas mayores.
En parecidos términos, con un perfil vinculado al movimiento reivindicativo de la Memoria Histórica, podemos referirnos a José María Dominguez, histórico militante de las comarcas del norte, que entrará a formar parte del Comité Provincial de Castelló.
En el Congreso de la Provincia de Alicante, el compañero Matías Saez, adherido a nuestra corriente, entra en el Comité Provincial por la agrupación de Benidorm, con la que llevamos trabajando fraternalmente desde la constitución de nuestra actual dirección autonómica. A su disposición quedamos, como siempre.
Por último, reiterar nuestra enhorabuena y apoyo a Ernest Blanch, Mercedes Caballero y José Chulvi que han sido elegidos Secretarios Generales de Castellón, Valencia y Alicante

9 D’Octubre, ni més ni menys

Tal dia com hui, el 1238, el rei En Jaume, entrava en la ciutat de València assolint finalment la conquesta de la capital del territori valencià, i donant origen a allò que alguns segles després es coneixerà com a País Valencià.
No tan arrere en el temps, però també d’una importància cabdal, trobem el 9 D’Octubre del 1977. En aquella ocasió, la segona vegada que es celebrava el “Dia del País Valencià” -com titulava Las Provincias a l’època sense aborronar-se- la processó cívica va convertir-se en una riuada de gent significant-se com a poble al crit de “Llibertat, Amnistia i Estatut d’Autonomia”. En una estampa que només un any després pareixeria impossible, senyeres amb i sense blau, coronada i sense coronar es varen ajuntar en un mateix lema per última vegada.

Quaranta anys han passat, i moltíssimes coses han canviat, però, desgraciadament per al poble valencià, hi ha una que continua exactament igual que quatre dècades enrere. El País Valencià continua sent el territori amb el pitjor finançament de tot l’estat Espanyol, que continua sense reconèixer els dèficits acumulats i el deute econòmic en el nostre país.
Es per aquest aquest motiu que demanem a tots els companys i companyes que s’adhereixen al manifest “Per un finançament just per a la Comunitat Valenciana” . Ni més, ni menys.

http://www.pspvpsoe.net/manifiesto-por-una-financiacion-justa-para-la-comunitat-valenciana/?lang=es

 

Formación: Nuevo Curso en Ayora

Cumpliendo con la palabra dada por esta corriente en el XIII congreso del PSPV-PSOE, el pasado domingo, día 1 de octubre, se impartió en la Agrupación Socialista de Ayora un nuevo curso en Formación Política. Además de compañeros de la citada Agrupación, acudieron también miembros del PSPV-PSOE de Teresa de Cofrentes, culminando así un intenso fin de semana. El curso, coorganizado con la dirección comarcal del partido, versó sobre la construcción de una nueva cultura activista, con sus prácticas, que nos lleve a reconstruir una nueva mayoría socialista en el Valle de Ayora-Cofrentes.

La diversidad de situaciones políticas en los diferentes municipios hizo que planteáramos diversos enfoques, tanto para la consolidación de mayoría donde gobernamos, como para la recuperación y crecimiento donde no. En este sentido, fue destacable conocer la experiencia de los compañeros de Teresa de Cofrentes, en el gobierno municipal tras una intensa campaña en las últimas elecciones caracterizada por las buenas prácticas de contacto, cercanía con la ciudadanía y esfuerzo continuado.

La corriente Esquerra Socialista del PSPV-PSOE queda a disposición de los compañeros/as del Valle, para continuar adelante con la formación política desde lo tratado este domingo, profundizando en la cultura activista y sus métodos de trabajo político, o adaptando el asesoramiento y formación a las necesidades concretas de cada agrupación.

 

Un horizonte federal y democrático: la propuesta socialista

kilian_OPINION

En los actuales momentos de escalada de tensión por la convocatoria de un referéndum para la secesión de Cataluña por parte de la Generalitat y por la pésima gestión de la pluralidad de nuestro país que el Gobierno de Mariano Rajoy lleva haciendo desde el inicio de su mandato, se hace necesario que el máximo de voces desde la izquierda, desde el socialismo, nos manifestemos a favor de la convivencia y la democracia. Frente a las pulsiones rupturistas de nacionalismos exacerbados de un signo y otro, es fundamental preservar lo logrado en los años de democracia recuperada en España, y avanzar hacia la consecución de mayores y mejores niveles de calidad y sentido democrático del Estado y la sociedad en que vivimos.

Los y las socialistas fuimos fundamentales en la construcción del Estado de las Autonomías que se forjó en la Transición, con sus luces y sombras. Desde entonces, los caminos de autogobierno y democracia que esto abrió, han sido transitados por nuestra sociedad -que ha evolucionado y avanzado-, y nosotros con ella. El Estado de las Autonomías se ha desarrollado, y ha permitido ver con sus logros y sus limitaciones, la posibilidad y conveniencia de avanzar hacia un Estado Federal para España. El debate sobre esta cuestión, en el que la corriente Izquierda Socialista -de la que formo parte- ha sido parte activa, ha estado vivo y activo en el PSOE y la opción por el federalismo se ha convertido finalmente en la posición oficial del partido. Esto es algo que valoro como un avance fundamental en el socialismo español y opino que deberíamos profundizar en esta línea como bien está realizando nuestra dirección con la propuesta de reforma constitucional hacia un nuevo modelo territorial.

Pacto federal para una sociedad plural y democrática

La propuesta socialista no es un medio camino entre nacionalismo centralista y nacionalismo separatista. No es un mero reparto de competencias administrativas. La propuesta socialista por el federalismo parte de una concepción de pacto democrático entre iguales, a todos los niveles. El mismo que genera el contrato social y ciudadano para el día a día de un sistema democrático, se extendería hacia las entidades federadas. Así, tendríamos la constitución de un ámbito político de construcción y ampliación de soberanías compartidas, por parte de los miembros de ese pacto.

Frente al asalto recentralizador y autoritario del PP, ultraconservador a todas luces, debemos reivindicar, recuperar, y poner en valor la idea de “Nación de Naciones”, y no olvidar el legado de diálogo que alrededor de esta concepción dejaron los compañeros Zapatero y Maragall en momentos que fueron claves para el desarrollo hacia la actual situación. Esta visión está fuera de nacionalismos exclusivistas y excluyentes. Fundamentada en la idea de nación como comunidad de ciudadanos/as libres e iguales que pactan el marco de convivencia y desarrollo para todos, permite aunar la diversidad y la cohesión de realidades culturales, históricas e identitarias complejas y ricas. La concepción del PSOE de federalismo es el de un proyecto cooperativo y pluralista, donde en el concepto político de “pueblo español” como sujeto de soberanía política constitucional confluyen de forma poliédrica más identidades y sentimientos nacionales. Los pueblos nunca son conjuntos estancos, cerrados y exclusivistas. En este sentido, la idea de pacto entre iguales, de construcción conjunta de soberanías compartidas, crea ese espacio de integración de las diversas concepciones y sentimientos de las nacionalidades históricas de nuestro territorio, y de puesta a disposición de la ciudadanía que forma esos pueblos los espacios de poder político, decisión y protagonismo, más allá de un ámbito geográfico determinado.

Más democracia de abajo a arriba: participación y transparencia para la soberanía popular

Para entender la profundidad de la propuesta socialista de federalismo, debemos hablar también del ámbito municipal como primera línea de democracia y de la mejora de la democracia participativa. Estamos hablando pues, de la base de la soberanía y autodeterminación popular y nacional: son ámbitos, herramientas y espacios de participación y control político mucho más directo para la ciudadanía. Esto nos conduce a uno de los pilares fundamentales de la propuesta: la mejora de la calidad de la democracia y el avance hacia un Estado participativo que ofrezca todo el cauce posible a la soberanía e implicación de su ciudadanía. Esta es, en nuestra concepción, la vía real de autodeterminación de los pueblos que forman España, más allá de las ideas de Estado-Nación burgués identitario y contrapuesto a otras identidades. Esta autodeterminación se construye con múltiples propuestas, como la ampliación de herramientas de democracia participativa, de consulta ciudadana y de control ciudadano, la transparencia en la gestión tanto de los procesos participativos como de los ámbitos representativos, así como con la mejora y avance de la autonomía y capacidad de acción de los municipios, tan lesionada por el gobierno del PP. Las herramientas como el referéndum ,para los ámbitos y cuestiones que sean pertinentes o se desee plantear, son por supuesto fundamentales. Sin embargo, para su ejercicio como herramientas por la democracia -y no para la confrontación y ruptura-, deben pactarse, establecerse dentro de un nuevo contrato social y marco común aceptado por las diversas sensibilidades; esto es fundamental para la convivencia y respeto entre mayorías y minorías de opinión, que como demuestra la Historia, son variables y cambiantes.

Los gobiernos democráticos, en sus respectivos ámbitos, no deben precipitar decisiones que afecten a la mayoría de la población sin haber estudiado previamente todas las posibles opciones, informando a la ciudadanía con transparencia y facilitando su participación en las decisiones políticas que se planteen, una vez planteado el referéndum por sus cauces pertinentes con la debida transparencia y legalidad pertinente. Esto no se da en la situación actual, con un gobierno conservador en la Generalitat que plantea un referéndum rupturista sin condiciones de limpieza ni transparencia ni arreglo a ley debidos, y con un gobierno de la derecha extrema del PP que se muestra totalmente incapaz de encauzar la situación hacia el diálogo y a la integración de sensibilidades e identidades. Ambos se niegan a la vía de la reforma constitucional por el federalismo y la mejora de la democracia, porque rompe su estrategia de la tensión y amplía los campos de decisión y participación política mucho más allá de sus visiones excluyentes, quedando en evidencia su retórica de nacionalismos enfrentados.

Pueblo, mayoría social, clase trabajadora

Considero necesario ampliar la reflexión hacia un ámbito mucho más situado en la base social de nuestra realidad. Los socialistas tenemos nuestras raíces en el pensamiento marxista, que no olvidamos quienes formamos parte de la corriente Izquierda Socialista. Es, para nosotros, la herramienta crítica fundamental y no dogmática que nos permite analizar la realidad desde un punto de vista materialista para poder plantear soluciones y propuestas políticas acordes a los intereses de las mayorías sociales que representamos. Pese a que en España conviven muy diversas y ricas identidades y nacionalidades históricas, la clase trabajadora española es una unidad en todo el territorio, pues posee las mismas características generales, luchas sociales y dinámicas de clase y vivencias frente a la explotación y el mundo del trabajo. Esto se da por los procesos históricos de formación de esta clase obrera durante el siglo XIX y XX, que se producen en el ámbito unitario de la España de la revolución liberal y la construcción del Estado-Nación burgués, y con la revolución industrial, la unidad de mercado, la reforma agraria y los éxodos rurales. Además no podemos olvidar los retos, desafíos y realidades de nuestra sociedad globalizada, en el ámbito de la Unión Europea y a nivel general. Por lo tanto, no debemos caer en una especie de “nacionalismo español” de cortas miras: como socialistas somos también internacionalistas desde el momento en que se comprende que el capitalismo -y sus abusos y contradicciones que enfrentamos-, es global y globalizador por naturaleza y de origen.

La Constitución habla del “pueblo español” como sujeto único de la soberanía nacional, pero desde una posición socialista, y progresista en general, consideramos siempre este concepto desde una visión plural y polifacética. Es un pueblo y diversos pueblos a la vez, pero al final, atravesando el territorio y sus realidades de uno a otro lado, una misma clase trabajadora que, con toda su complejidad, forma mayorías sociales. No hablamos de una caricatura de la clase trabajadora como si de un icono de mediados del siglo XX se tratara, sino de toda la mayoría social que depende de vender su fuerza de trabajo, en los sectores que sea y con las cualificaciones y condiciones que sea, para disponer de los medios de su existencia. Este es nuestro sujeto de soberanía, de política y proyecto real como socialistas.

Hay ejemplos y contraejemplos históricos de cómo se han tratado cuestiones de este tipo desde el pensamiento socialista. Karl Marx consideraba beneficiosa para la causa del movimiento obrero la independencia de Irlanda, en aquel momento bajo dominio colonial británico, pues en estas condiciones, la burguesía británica que desarrollaba una realidad de explotación colonial sobre Irlanda se habría visto debilitada, fortaleciéndose las posiciones del movimiento obrero tanto en Irlanda como en Gran Bretaña. Pero en nuestra situación Cataluña no es una colonia, y la clase trabajadora tanto en este territorio como en el resto del territorio español forma una unidad; los problemas y retos que se enfrentan son los mismos bajo el gobierno de Rajoy y bajo el de Puigdemont, representantes de burguesías corruptas y de ideales ultraconservadores. Así pues romper, mediante la secesión de un territorio, los ámbitos conjuntos de decisión, poder y participación política donde puede ejercerse la fuerza de millones de ciudadanos/as – a través del voto y la acción política-, sólo debilitaría a las clases trabajadoras y mayorías sociales de progreso frente a estas burguesías, idénticas igualmente en un lugar y otro, por mucho que puedan tener enfrentamientos.

Reconstruir puentes y diálogo para una solución de progreso

Nos vemos ante los retos de superación de las injusticias del capitalismo, de construcción de una sociedad y estado más democráticos. Esto implica la lucha por una mayor justicia social y más derechos y libertades, y un pacto territorial para una sociedad plural, ubicando estas luchas y objetivos en su realidad europea y global. Las mayorías de progreso de unos territorios y de otros debemos afrontarlos conjuntamente, con unidad, convivencia y respeto democrático entre quienes se saben y reconocen diversos y plurales. Por esto, valoro que los y las socialistas debemos insistir en llamar a todas las fuerzas políticas progresistas de Cataluña y del resto de territorios de España a reconstruir los puentes para el diálogo y las soluciones democráticas. La propuesta del PSOE para la reforma constitucional y la construcción de una España Federal y más democrática, está encima de la mesa como garantía y promesa de futuro.

Jornada de formació a La Ribera

castello1edit

Aquest divendres de vesprada hem realitzat en Castelló de la Ribera un curs de formació política junt amb l’agrupació socialista local, al qual han assistit militants socialistes de Càrcer, Manuel, Senyera i la mateixa Castelló de la Ribera.

Des del corrent d’opinió Esquerra Socialista del PSPV-PSOE valorem que la formació política és fonamental per a empoderar a la militància i per a disposar d’eines que ens permeten actuar políticament amb un mètode seriós i per uns objectius que convertisquen en realitat els nostres valors i idees. Vàrem aportar vers el XIII Congrés del PSPV-PSOE una proposta de formació política en aquest sentit, i complint la nostra paraula, la posem en marxa de baix a dalt, sempre al servei del partit, de les agrupacions, de les nostres bases que donen la cara dia a dia amb els nostres votants.

La línia i idea fonamental del curs va ser la de cóm passar d’una cultura burocràtica, que no produeix resultats polítics positius per a l’organització i els/les votants i que converteix la lluita i poder orgànic en un fi en si mateix, a una cultura activista que ens porte a una nova realitat de militants empoderats/ades, que prenguen en les seues mans la responsabilitat i protagonisme de fer política a una societat oberta, de forma creativa i constructiva amb la societat a la que representem. Com va dir un dels assistents, el company Pizarro, “espavilar-nos i eixir del cau”.

El curs va ser impartit pel nostre portaveu i coordinador de País Valencià, Kilian Cuerda, que, partint d’una anàlisi prèvia de la realitat local per a poder ajustar la formació de la forma que resultara més útil per als i les assistents, va insistir en la idea de què és un/a activista, en la idea de lideratge democràtic i de construcció en xarxa de relacions d’igual a igual amb la nostra societat de progrés. Com a base d’exemple i teòrica emprarem casos i línies procedents de l’activisme nord-americà i llatinoamericà, i del community organizing.

Agraïm especialment a Horte Gómez, regidora i portaveu socialista a Castelló de la Ribera, l’acollida, suport i esforç per a organitzar el curs. En properes jornades a planificar i desenvolupar continuarem aprofundint en les idees explicades, i en la seua aplicació pràctica, quedant la nostra oferta formativa en coneixement i a disposició també de la resta d’agrupacions socialistes de La Ribera.CastelloRibera2

VINDICACIÓN DEL MARXISMO

1192998997_f1989, caía el Muro de Berlín. Comenzaba la reescritura de la historia por parte de la Burguesía. Se comenzaba a acallar las luchas, empezando por la misma Alemania. Nunca hubo “reunificación”. Las masas cuando salieron en la RDA lo que pedía además de la unidad alemana no era otra cosa que la profundización de las conquistas sociales y más democracia directa. Lo que si hubo de verdad, que a la sazón el canciller H. Kolh inició el camino de la anexión de la RDA y la privatización de la propiedad estatal. Y mientras tanto Alemania Federal tuvo el beneplácito, por parte de la UE, para no cumplir con el déficit durante varios años. Vendrían después las guerras balcánicas y la desintegración de la Yugoslavia de Tito. Y de nuevo la reestructuración capitalista pasaba por la apropiación privada de la propiedad social de las distintas repúblicas de la Federación.

En Occidente Fukuyama hablaba del “Fin de la Historia”. El capitalismo salía triunfante y la izquierda se quedaba desarmada. Mientras los “nuevos filósofos” en vez de llevar a cabo una crítica de la izquierda, inician un asalto a la ideología marxista. ¡No había de quedar nada! El culpable ya no era Stalin sino que había que terminar con Marx [causalidades de la vida, este demonio desaparece del currículo de la LOMCE]. El “gran relato” había de desaparecer y el “post” hacía su aparición en la filosofía para devenir un pastiche. Pero si abandonamos el gran relato, si abrazamos el “post” y sin encima nuestra crítica a los regímenes stalinistas se ha basado en “culto a la personalidad” introducida por el filósofo L. Althusser nos ocurrirá que caeremos en explicaciones psicologistas y abandonaremos el método marxista del materialismo histórico.

Resistencia y Formación

Ha sido tiempo de resistencias, de recuperación de la memoria y de formación. Como decía Spinoza “no se trataba ni de reír ni de llorar, sino de comprender”. Y para una generación que nos impregnamos de un “marxismo abierto” esto es fundamental. Recuerdo que uno de los libros que más influyó en nuestra generación fue el de E. Mandel, El capitalismo tardío”. Un libro que nos devolvió al método de la economía marxista. Donde aprendimos como se desarrollaba el capitalismo contemporánea y hacia donde caminaba. Donde nos enseñaba la “estructura del mercado capitalista”. Y por qué y cómo se producen las crisis periódicas de dicho modo de producción. Pero también era necesario volver a leer a los clásicos y fundamentalmente a Leon Trotsky. Era el momento de leer sus análisis económicos y sobre todo sus análisis de la sociedad soviética. Es en dicho momento, ya en el inicio del siglo XXI cuando cae en mis manos un párrafo “clarividente” de su última obra donde de manera profética sentencia: “La caída del régimen soviético provocaría infaliblemente la de la economía planificada y, por tanto, la liquidación de la propiedad estatalizada. El lazo obligado entre los trusts y las fábricas en el seno de los primeros, se rompería. Las empresas más favorecidas serían abandonadas a sí mismas. Podrían transformarse en sociedades por accione o adoptar cualquier otra forma transitoria de propiedad, tal como la participación de los obreros en los beneficios. Los koljosses se disgregarían al mismo tiempo, y con mayor facilidad. La calidad de la dictadura burocrática actual, sin que fuera reemplazada por un nuevo poder socialista, anunciaría también el regreso al sistema capitalista con una baja catastrófica de la economía y la cultura” [Leon Trotsky, La revolución traicionada, p. 220)

Análisis profético antes de morir asesinado. Pero la realidad supera normalmente las conclusiones teóricas. Como así nos relata Ted Grant en su impresionante historia de la Unión Soviética [Rusia. De la Revolución a la contrarrevolución] donde analiza todo el periodo de la Perestroika y el papel de las reformas de Gorbachev: “El programa de desnacionalización empezó, lógicamente, con los pequeños talleres y lo que hoy en día se llama el sector de servicios… La desnacionalización de las empresas más grande empezó en 1992 cuando acciones de 18 empresas fueron “vendidas” a cambio de vales de privatización, que fueron regalados a cada ciudadano ruso. Sobre el papel, durante 1993 se privatizaron de esa manera 8.010 empresas medianas y grandes. Entre todas ellas, emplean 8,3 millones de obreros, dos quintas partes de la fuerza de trabajo manufacturera en Rusia”. A todo esto habría que añadir las políticas de ajuste estructural implementadas por el FMI con respecto a Rusia y demás países del bloque soviético; que convierten a esta institución en una de las mayores responsable en el retroceso económico, social y cultural de todo el bloque.

Tiempo también de formación de leer y releer filosofía marxista, cayendo en mis manos uno de esos libros que uno no suele dejar porque se convierte en fuente de investigación constante. Con la ocasión de celebrar el 150 aniversario del libro “Dialéctica de la Naturaleza” el pensador marxista y dirigente político Alan Woods escribe “Razón y Revolución” donde sienta los cimientos de la filosofía marxista en un diálogo con las ciencias contemporáneas. Libro que profundiza el pensamiento de Marx y Engels delimitando las diferencias de la filosofía marxista con respecto al espiritualismo y a ciertos reduccionismo, como el “darwinismo social”, base ideológica del neoliberalismo

Es la política económica, idiotas

Para el neoliberalismo triunfante el capitalismo es el paraíso, el fin de la historia. Las clases han desaparecido, solo existe el capital. Menuda ironía, considerar al trabajador como capital humano; para poco después decir que como “capital”[humano] ha de arriesgar en el mercado, como hace el capital. Pero a continuación defender que, como capital [humano], si no arriesga es un vago y culpable de su situación

Volvamos a los clásicos, volvamos a los escritos sobre economía de Leon Trotsky. Pero lo primero y fundamental recuperemos la terminología marxista. El capital no compra el trabajo, “lo que compra es la capacidad de trabajo” de un ser humano. Y a dicha capacidad se le denomina fuerza de trabajo.

Ya Mandel en el libro citado nos dice que el capital funciona gracias a las crisis que él mismo provoca. Mandel acepta las tesis de Kondratieff y nos habla de las Ondas largas. No es cuestión de adentrarnos en estas cuestiones. Tan solo decir con Leon Trotsky que lo que interesa de las crisis es la cuestión política: “los efectos políticos de una crisis (no solo la extensión de su influencia sino también su dirección) están determinados por el conjunto de situaciones política existente y por aquellos acontecimientos que preceden y acompañan la crisis, especialmente las batallas, los éxitos o fracasos de la propia clase trabajadora, anteriores a la crisis” El capitalismo siempre funciona a base de auge, depresión y crisis, desarrollando ciclos de recesión, estancamiento y auge.

Pero el marxismo no puede quedarse en este tipo de mecanicismo y reduccionismo. Lo importante es el factor subjetivo y la curva del desarrollo capitalista puede moverse hacia arriba o hacia abajo. Trotsky tenía en mente que la crisis es consustancial al sistema económico del capitalismo. No puede vivir sin ella:

La alternancia de las crisis y los booms, con todos sus estados intermedios, constituye un ciclo o uno de los grandes ciclos del desarrollo industrial. Cada ciclo abarca un período de ocho, nueve, diez, once años. Si estudiamos los ciento treinta y ochos últimos años, percibimos que a este período corresponden dieciséis ciclos. A cada ciclo corresponde, en consecuencia, poco menos de nueve años: ocho años cinco octavos. Por razón de sus contradicciones interiores, el capitalismo no se desarrolla en línea recta, sino de manera zigzagueante: ora se levanta, ora cae. Es precisamente este fenómeno el que permite decir a los apologistas del capitalismo: “Desde que observamos luego de la guerra una sucesión de booms y crisis, se desprende que todas las cosas están trabajando juntas para lo mejor del capitalismo. El hecho de que el capitalismo continúe oscilando cíclicamente luego de la guerra indica, sencillamente, que aún no ha muerto y que todavía no nos enfrentamos a un cadáver. Hasta que el capitalismo no sea vencido por una revolución proletaria, continuará viviendo en ciclos, subiendo y bajando. Las crisis y los booms son propios del capitalismo desde el día de su nacimiento; le acompañará hasta su tumba

Lo que sucede es que el capitalismo- en su actual etapa senil y decadente- cada vez ahonda más profundamente en la barbarie y además poniendo ya en peligro no solo a la clase trabajadora sino a la especie humana y al planeta.

* Artículo publicado en la UNED (Vila-Real)

JAVIER MÉNDEZ- VIGO HERNÁNDEZ

Doctor en Filosofía

Coordinador de Esquerra Socialista del PSPV-PSOE de Castelló

BIBLIOGRAFÍA

Grant, Ted (1997), Rusia. De la revolución a la contrarrevolución Fundación Federico Engels. Madrid

Mandel, Ernest (1979), El capitalismo tardío Editorial Era México

Samary,Catherine (1993), La fragmentación de Yugoslavia Talasa Madrid

(1994), La Déchirure Yougoslave L’Harmattan París

Trotsky, Leon (1999), La revolución traicionada Fundación Federico Engels Madrid

(2008), El capitalismo y sus crisis CEIP Leon Trotsky Buenos Aires

Vilmar, F., Guittard G. (1999), La face cachée de l’unification allemande. Ed. De L’Atelier Paris

Woods, Alan (2009), Razón y Revolución Fundación Federico Engels Madrid

RENTA BÁSICA Y NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES

javi2En la década de los 90 se instaura, en la Comunidad Vasca, lo más cercano a lo que denominamos la Renta Básica (RB): la Carta Social. Este nuevo “derecho económico social” respondía a una reivindicación de los distintos movimientos social, que, frente a los sindicatos de clase, luchaban por la instauración de ese derecho de ciudadanía.

Siempre hemos defendido la necesidad de dicho derecho, y lo hemos defendido inclinándonos por un modelo fuerte del mismo. Un derecho que permite la emancipación social y que creemos que debe ser conquistado por la colectividad y desde la sociedad civil, a pesar de ser un derecho individual.

Movimientos Sociales y Sindicatos

En plena Revolución Industrial apareció en Gran Bretaña el movimiento conocido como el cartismo. El movimiento obrero aparecía en la escena política reivindicando no sólo sus derechos económicos, sino también los políticos. En dicha etapa los sindicatos son movimientos sociales que buscaron el espacio público para ejercer el demos. Movimiento social, que junto a los primeros partidos de izquierda consiguieron desenmascarar al capitalismo naciente.

Con el tiempo el sindicalismo entra a formar parte del aparato del estado, sus direcciones se encuentran inmersos en el juego “democrático” de justificación del capitalismo. El mismo León Trotsky en un excelente análisis confirma que “hay una característica común, en el desarrollo, o para ser más exactos en la degeneración, de las modernas organizaciones sindicales de todo el mundo; su acercamiento y su vinculación cada vez más estrecha con el poder estatal” [Los sindicatos en la era de la decadencia capitalista]

Aunque no es el tema de este post, hay que decir que el análisis de Trotsky continúa siendo vigente en la etapa del capitalismo tardío. Pero a esto se debe añadir ahora el “abrazo a la ideología burguesa”. Ya no se utilizan los conceptos de clase, aceptando el neolenguaje burgués de globalización o mundialización. Sus direcciones burocratizadas se ven inmersas en la rueda de la maquinaria capitalista, no hablando ni propugnando ninguna alternativa al sistema, prefiriendo refundarlos para que tenga un “rostro humano”.

Es verdad que se han atisbado distintos movimientos que el pretenden que el sindicalismo recupere su carácter de clase; desde los Cobas, hasta las distintas luchas sociales del movimiento obrero (Delphi, Puertollano, la TBM, etc.)

Frente a lo dicho y ante la internacionalización del capital bajo el dominio de la ideología neoliberal han aparecido nuevos proletarios: los trabajadores pobres se encuentran sin derechos. Pero,además, nos encontramos con los “invisibles”, los “marginados”, los “excluidos”.

Nuevos Derechos

A lo largo del último tercio del Siglo XX, los Nuevos Movimientos Sociales reivindican una serie de nuevos derechos, entre los que sobresalen el derecho a la Renta Básica. Sin embargo, dicho derecho va a encontrar detractores, incluso en la “izquierda radical”. Daniel Bensaid nos dice que los defensores fervientes del “derecho de ciudadanía” o “asignación universal” provienen de otra perspectiva. Ya que defienden que sería necesario la emergencia de un sector “cuaternario” no mecanizable, de trabajo libre y de la integración social por las actividades socializantes por excelencia [ChristopheAguiton, Daniel Bensaid, Le retour de la question sociale]

Detrás de la crítica existe una parte de razón, ya que en principio los defensores del nuevo derecho pretendían sustituir la lógica productivista por la lógica de la actividad. Ahora bien, esto es lo que defendían los seguidores “liberales”, y por tanto los defensores de un “modelo débil” de la Renta Básica. La crítica tenía razón en el sentido de que no se puede separar la conquista de este nuevo derecho de la existencia del mercado de trabajo y de todo lo que ello conlleva. Por consiguiente, nunca se puede tomar la RB como un fin en si mismo. Por dicha razón, D. Bensaid concibe la RB como una especie de caridad frente el desempleo. Y vuelve a tener razón en su crítica al modelo débil liberal cuando en una obra posterior afirma que: “En una lógica liberal, los ejercicios del cifraje de una asignación universal que sustituya a los mínimas sociales conduce a institucionalizar una nueva plebe de excluidos, abocados en el mejor de los casos a la RMI y a los juegos televisados. La zanahoria de la renta universal se transforma entonces en máquina de guerra contra la seguridad social” [Daniel Bensaid, Le sourire du Spectre]

Este debate va a llegar hasta nuestros días. Debate entre un nuevo derecho y/o derecho al trabajo. Desde nuestra perspectiva no son contradictorios y diríamos incluso que podría llegar a ser complementarios en un programa económico radical. De todas formas, si el debate se produce, quizás sea porque desde la izquierda todavía nos encontramos inmersos en una lógica que no debería ser la nuestra. Y porque además estamos confundiendo el trabajo con el trabajo asalariado. Hemos aceptado la “lógica del capital” y la idea de la posibilidad de que algún día puede volver lo que durante los Años Glorioso del pacto keynesiano conocimos como “pleno empleo”.

Podríamos hablar de cómo ha evolucionado el “trabajo asalariado”; como un capitalismo senil ha “flexibilizado las relaciones sociales. Lo que ha supuesto un asalto al “bienestar” y una dejación de funciones por parte del Estado. Por decirlo de otra manera, de cómo una contractualidad central ha erosionado los derechos hasta convertirlos en mera caridad. El “derecho a la existencia” ha sido supeditado completamente al derecho sacrosanto de la propiedad. Este capitalismo senil ha hecho que el fordismorompa unilateralmente el “compromiso social” creando zonas de incertidumbre y de riesgo. Una ruptura que ha supuesto ante todo una profundización de las relaciones capitalistas produciéndose un punto de “no retorno”. Quizá por esto algunos economistas radicales [marxistas] opinan que es imposible la vuelta al “pleno empleo”. Es lo que nos dice Michel Hussonal final de uno de sus artículos: “El retorno a un capitalismo regulado (fordista, o keynesiano) es imposible sobre la base material, a saber, los incrementos de productividad superiores a su media histórica, están fuera de su alcance. El capitalismo neoliberal no ha conseguido llevar a cabo una nueva adecuación entre sus exigencias propias y la estructura de la demanda social. Por lo demás, la mundialización obstaculiza la coordinación entre las burguesías basada en algún tipo de compromiso hostil a las finanzas” [La teoría de las ondas largas y la crisis del capitalismo contemporáneo]

Este capitalismo senil ha desestabilizado la relación salarial, inclinando la balanza hacia otro tipo de relaciones que profundizan la dominación y el sometimiento del proletariado. Aunque no sea el eje de este post, queremos decir que el capitalismo senil ha profundizado la división entre el proletariado, creando nuevas capas que aparecen sin derechos: nos estamos refiriendo a lo que ya se conoce como el precariado.

Esto hace aparecer otro tipo de conflictividad en las relaciones sociales. El capitalismo se aprovecha atacando a la colectividad [al sindicato] y profundizando la individualización de las relaciones. El ataque al sindicalismo de clase se basa en la falacia de afirmar que aquellos “sólo defienden a los trabajadores fijos”. Por otra parte el capitalismo se aprovecha a su vez para chantajear al sindicato y a los trabajadores fijos, acusándoles de ser unos “privilegiados”.

La Lucha por la Renta Básica

Todo este proyecto del capitalismo tardío ha conllevado a erosionar las relaciones y a un retroceso de los derechos sociales. La creación de un desempleo estructural conduce a la ideología neoliberal (hoy dominante) a recurrir a la economía neoclásica, sobre todo a Malthus; a su concepción antropológica. Llegando a culpabilizar al parado. El parado es la “clase marginal”, la que puede ser excluida. Se vuelve invisible a esa clase obrera Y qué mejor que enfrentarla a la ola de “trabajadores pobres”. Y esto tiene un objetivo fundante para la nueva sociedad: “la cruzada neoliberal pasa por negar la existencia de la propia clase trabajadora, que durante tantos años ha luchado por sus derechos como una auténtica fuerza política. Para ello, se utilizan mensajes como el que dice que “todos somos clase media”. Naturalmente, ese “todos” excluye a las personas más desfavorecidas, que no podrían en ningún caso ser consideradas clase media por su situación, a todas luces marginal… La imagen que se venden sobre los pobres es que tienen un comportamiento irresponsable y reprobable que no se ajusta a los estilos de vida aceptados que comparte la respetable clase media” [Isabel Torre, La criminalización de la pobreza al servicio del neoliberalismo].

Es normal que dicha situación fuera a estalla. La socialdemocracia, desde la década de 1980 intenta remediar esta situación mediante la institucionalización de la Renta Mínima de Inserción (RMI), que son “subsidios familiares y condicionados a una contraprestación”. Subsidio que no superaba ni la “trampa del paro” ni la “trampa de la pobreza”.

La situación en el Reino de España todavía ha sido peor. No hay que olvidar que cuando la socialdemocracia francesa (en los 80) introduce la RMI la vincula a otra política de la izquierda como es la RTT. Cosa que no ocurrió por estos lares. Además, el Estado de las Autonomías resolvió que dicha política dependía de las distintas autonomías y no del Estado. Por otra parte, en parte por la nueva división del trabajo, que aceptamos con nuestra entrada en la UE, nuestra estructura productiva es más débil que países como Francia. Quizás por esto la flexibilidad del mercado laboral creó más distorsiones profundizada por las ETTs. Nuestra inserción en el mercado internacional permitió una bajada salarial profunda con la precarización de la vida.

Era preciso que llegara el enfrentamiento. La aparición del precario supone “un trabajo sin derechos, con incertidumbre y riesgo”. Los derechos laborales en peligro de extinción. De ahí que en el momento de la aparición del 15M y más tarde el 22M se abriera el horizonte. Las cosas ya no pueden continuar igual. Los indignados ocupan el espacio público exigiendo nuevos derechos ya que no son mercancías.

Desde esta perspectiva de los Nuevos Movimientos Sociales podemos hablar de nuevos derechos. Pero siempre partiendo que ni la Renta Básica ni el Trabajo Garantizado son la panacea, ni son un programa económico. Ya Juventud Sin Futuro tenía clara las cosas cuando en su lucha contra el capitalismo senil defendían que “frente a este modelo de capitalismo basado en la especulación, se debe reivindicar que el acceso a la vivienda digna, entendido como alojamiento y no como propiedad, sea un derecho universal, reclamable y equiparado a otros derechos fundamentales como la educación y la sanidad

Es verdad que la RB tiene y tendrá detractores. Pero consideramos que todo puede cambiar. De hecho así ha sido. Pensadores marxistas como Alex Callinico, después de criticarla, sobre todo porque no consideraba que el “Principio de Diferencia fuera un principio de justicia adecuado para fundamentarla. Al mismo tiempo en su libro “Un Manifiesto Anticapitalista” vincula la introducción de la RBa toda una plataforma política entre la que incluye: la reducción de la semana laboral, el restablecimiento de los controles de capital y la defensa de los servicios públicos.

Pero incluso en el panorama político español los compañeros de los círculos Podemos Por el Socialismo siguiendo el lema de Renta Básica o empleo vincula también la introducción de la RB a todo un programa económico entre lo que destacan: repudio de la deuda pública, reparto del empleo sin rebaja salarial, supresión de la precariedad, escala móvil de salarios, nacionalización de la banca y sectores estratégicos de la economía, etc.

En conclusión decir, que concebimos la RB como un nuevo derecho de ciudadanía que puede terminar con la pobreza. Un derecho que justificamos desde una teoría de la justicia más universal que la representada por la Teoría de la Justicia de Rawls. Nos referimos a una Teoría de la Justicia Social incluya tanto la justicia política, como la justicia social único modo de conseguir una libertad real que ponga los medios para una participación política en democracia.

Javier Méndez-Vigo

Coordinador de Izquierda Socialista en Castelló

https://javier-mendezvigo.blogspot.com.es/2016/11/renta-basica-y-nuevos-movimientos.html?spref=fb

ENFRENTAMIENTO

josemaria Ahora tenemos un nuevo enfrentamiento entre familias. Dos «bandos» en guerra abierta en la que ambos proclaman su legitimidad para dirigir el partido. De momento ha perdido el partido, tras «un largo proceso de suicidio colectivo» (Odón Elorza). Ya en el Congreso de Toulouse, agosto de 1972, se había abordado la renovación, venciendo la tesis renovadora del interior sobre las del exilio, que encabezaba Rodolfo Llopis. Al no aceptar su destitución, provocó la ruptura en dos: el PSOE Renovado y el PSOE Histórico. Desde el XI Congreso en 1971, venía gestándose la ruptura entre los socialistas del exilio y los del interior: el relevo generacional, el traslado de la dirección al interior o su permanencia en el exterior, y las relaciones con los comunistas constituían tres problemas de fondo entre ambos sectores. Durante dos años, el PSOEr de González y el PSOEh de Llopis pugnaron por la legitimidad y las siglas. Finalmente, en 1974, la Internacional Socialista se inclinó por el de Felipe como único interlocutor. El PSOE de Suresnes aprobó una resolución que marcaba su posición respecto al problema nacional y la configuración territorial del estado. Claramente se defendía el pleno reconocimiento del derecho de autodeterminación, que comportaba la facultad de que cada nacionalidad pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de los pueblos que integran el Estado español. El PSOE pretendía establecer una República Federal de las nacionalidades que integran el Estado, que salvaguardara la unidad de la clase trabajadora de los diversos pueblos. ¡Qué tiempos! Hoy parecen ensoñaciones, por lo que ha llovido y por la pérdida de las frustradas esperanzas. La renovación del partido era inevitable. Acercar la organización a España, imprescindible, y la necesidad de un nuevo liderazgo resultaba evidente. «Yo me ocupo de UGT y tú del Partido», dicen que dijo Nicolás Redondo a «Isidoro» Felipe González.

La caída espectacular de apoyos al PSOE no empezó con Pedro Sánchez. De los cuatro últimos secretarios generales, Pedro Sánchez es el que mejor deja el partido con respecto a cómo lo cogió, pese a lo que le acusan. Según datos del CIS, Rubalcaba, sucesor de Zapatero al frente del PSOE, ha sido el que peor ha dejado el partido. Perdió 6,8 puntos en porcentaje de voto. Almunia, secretario general entre 1997 y 2000, le sigue en el ranking al perder 5,8 puntos durante su mandato. Rodríguez Zapatero perdió 3,6 puntos. Sánchez es el único con saldo positivo, aunque moviéndose en cifras muy inferiores a las del pasado a causa de la irrupción de Podemos y Ciudadanos. Ahora, con la dimisión como Secretario General de Pedro Sánchez, todo está por ver. Frente a todo, no conocemos cuales son las líneas ideológicas y estratégicas que defienden los bandos en conflicto. El PSOE ha evolucionado y no siempre hacia delante, pero no todo ha estado mal hecho. En otros momentos propugnó la revolución social y en los primeros gobiernos democráticos favoreció el bienestar. Hay que retomar algunas viejas ideas y formas de acción abandonadas, actualizadas a la nueva realidad y construir el futuro en igualdad, solidaridad y con justicia social. Mucho se ha quedado por el camino, objetivos y definiciones, como marxismo, socialismo democrático o república. Y sobre todo UN MILITANTE ¡UN VOTO! Las políticas del PSOE tienen que emanar desde la base.

 

José María Domínguez Rodríguez

Miembro de la Coordinadora d’Esquerra Socialista del PSPV-PSOE

LA MUERTE NO ES EL FINAL

enric_palanca_alcaldeLos resultados electorales de las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi van a provocar ríos de tinta en un contexto de incertidumbre política general. El titular indiscutible de los resultados es el triunfo de la derecha. Los análisis pormenorizados de los resultados para otros partidos pueden ser menos obvios.
Hay que decir que era bastante previsible el veredicto de las urnas. La derecha es capaz de movilizar al electorado y la izquierda permanece en una lucha paralizante entre fuerzas incapaces de neutralizarse las unas a las otras. Resulta risible el competir por el tercer o cuarto puesto cuando la suma de las fuerzas de izquierdas no es capaz de articular una alternativa. Hay quien no dudará en hablar de sorpassos, en aventurarse a proclamar la disposición a enfrentarse en otras elecciones pero ya todo el mundo sabe que ninguno de los partidos que aspira a liderar la izquierda, ni puede liderar ni puede ganar.
El ambiente agrio de descalificaciones y lucha sin cuartel entre los que proclaman el fin del régimen del 78 y los partidarios de la socialdemocracia reformista han producido un empate técnico en el que es imposible que una fuerza anule a la otra. Es necesario plantearse a dónde nos lleva esta situación de intransigencia y pelea por ser el más puro.
Las elecciones en Galicia y Euskadi tienen particularidades tan locales que extrapolar el reparto de escaños a unas elecciones generales es un trabajo temerario, como temerario es acusar a la postura del secretario general socialista de ser el responsable de los escasos votos obtenidos.
Debemos admitir que todo ha cambiado. No sirve dar crédito a quienes están más interesados en crear una opinión pública artificial o pretenden justificar su biografía política. No hemos llegado a este punto por la gestión de los últimos meses sino por toda una trayectoria que abarca un tercio de siglo.
No ganar unos comicios no es el fin. Hay que mirar con optimismo el futuro, pues ya lo dijo el chino que es durante el invierno cuando el pino demuestra su fortaleza. El futuro de la izquierda pasa por la capacidad de generar alianzas. Solo aquel partido que pueda movilizar a sus votantes con la idea de ser capaz de llegar a acuerdos con otras fuerzas para alcanzar el poder será aquel que consiga el voto decisivo, el ansiado voto útil. Ser útiles hoy en día, es ser capaces de ofrecer una alternativa fiable, una base sólida sobre la que construir el cambio, precisamente porque es capaz de asumir programas distintos y no perder su identidad. Los resultados de Euskadi para el PSE son la consecuencia directa de ser esclavos de una política de pactos limitada y subsidiaria de un discurso constitucionalista. Quedarse estancados en el esencialismo o en el qué dirán los medios de derechas es perder la baza de crear alianzas que conduzcan al control de las instituciones. El terrorismo no puede seguir siendo el árbitro de todas las decisiones, es algo perverso. En el caso gallego, centrar todo cambio en el voto de las ciudades dando la espalda a la realidad local es negarse la capacidad de mejorar los resultados.
En síntesis, forzar cambios en base a opiniones agoreras y cainitas es una insensatez. Hay que asumir la nueva realidad y tomar las riendas del fracaso para convertirlo en posibilidades de éxito. Un partido socialista más participativo, menos encorsetado por la burocracia y las baronías, más libre de los lobbies desinformativos y dispuesto a dialogar con partidos afines es la clave. Mientras otros sueñen con tic-tacs que son un fraude evidente o se aferren a esencialismos intransigentes, los socialistas han de demostrar que el socialismo es y será un movimiento de masas plural y pluralizante. Basta de robarse el pan mientras la derecha tiene muchos votantes a los que convencer. Sumemos para ser más, aspiremos a ser el partido de la masa porque podemos operar con la masa. Dejemos a un lado los cuchillos y el feudalismo alienante de brazos de madera. El futuro es para los que no están limitados. La muerte no es el final.

Enric Palanca Torres

Alcalde de Pobla de Farnals

Membre d’Esquerra Socialista del PSPV-PSOE